¿Qué es un balance de situación de una empresa y cómo se realiza?


Actualizado: 21 junio, 2022 | Tempus Quality |
Comparte este artículo:

El balance de situación de una empresa está relacionado directamente con su contabilidad y tiene una gran importancia para su análisis. 

¿En qué consiste un balance de situación y por qué es importante?

Si tienes un negocio, es importante que sepas qué es el balance de situación de una empresa Se trata de un documento que representa la imagen fiel de su situación económica y financiera de una empresa en un determinado momento. Podríamos decir que es como la foto financiera de una entidad. 

Este documento se nutre de la contabilidad y en él se incluyen los activos y pasivos que pertenecen a la compañía, es decir, sus bienes y obligaciones, además del patrimonio neto.

Al contener esta información, el balance de situación puede ser de gran ayuda para cumplir con el objetivo del control interno de una empresa.

Como es de esperar, este documento se encuentra en continuo cambio siempre que la empresa tenga actividad, ya que las operaciones comerciales que realice modificarán los diferentes elementos que forman parte del balance de situación.

El balance es una parte fundamental de las cuentas anuales junto con la memoria y la cuenta de pérdidas y ganancias.

Por último, según la naturaleza de la compañía, se presentará el balance de situación normal o el abreviado, de acuerdo con ciertos requisitos. 

Factores esenciales

La importancia del balance de situación viene determinada por su utilidad: 

  • Muestra una imagen real y fiable de la situación económica de la empresa.
  • Es posible ver la liquidez de los activos, es decir, la posibilidad de convertirlos en dinero a corto plazo.
  • Muestra la calidad de los pasivos a corto y largo plazo.
  • Ayuda a realizar un análisis de los aspectos a mejorar en la economía de la empresa. 
  • Es posible valorar la capacidad de pago de las deudas.

¿Cómo realizar un balance de situación de una empresa?

Para hacer un balance de situación es muy importante tener en cuenta su estructura que viene establecida por el Plan General Contable, con el objetivo de que sea un documento homogéneo para todas las empresas y así se facilite su comparabilidad.

El balance se divide en dos apartados. Por un lado, el activo, en el que se incluyen todos los bienes y derechos de la empresa. Por el otro, el pasivo y el patrimonio neto, formado por las deudas y el capital propio de la empresa. Cada uno de ellos está formado por las diferentes cuentas contables.

Para realizar el balance de situación correctamente, será necesario analizar cada uno de los elementos que pertenecen a la empresa para determinar si se incluyen en uno u otro apartado.

Tras ello, se organizan todos los elementos de cada uno de los apartados, de mayor a menor liquidez en el caso del activo y de mayor a menor exigibilidad en el caso del pasivo, en corrientes y no corrientes. 

Al sumar el importe total del activo y el importe total del pasivo y el patrimonio neto, las cantidades deben ser iguales.

Mediante el análisis del balance de situación de una empresa se puede obtener información valiosa para diversos fines, como conocer el nivel de endeudamiento o la liquidez general de la empresa

Generalmente, para llevar a cabo el balance de situación habitualmente se utiliza el mismo software que la empresa usa para la contabilidad. En la mayoría de ellos existe una opción que elabora el documento de forma automática.

¿Cuándo se realiza un balance de situación?

El balance de situación puede realizarse en cualquier momento. Puede ser útil hacer un balance trimestral o mensual para analizar la situación de la empresa.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que es obligatorio elaborar un balance mínimo una vez al año para incluirlo en las cuentas anuales que se registran en el Registro Mercantil. En caso de no hacerlo, la empresa puede ser sancionada.

Normalmente, cuando se cierra el ejercicio contable a final de año, es cuando se prepara el balance de situación junto con el resto de los documentos de las cuentas anuales. Un mes después, se presenta a la Junta General, que tiene hasta el mes de junio para aprobar las cuentas, y al mes siguiente, es decir, en julio, se presenta toda la documentación en el Registro.

Finalmente, es muy importante destacar que el balance de situación es uno de los elementos claves que permite decidir a una entidad financiera el riesgo de crédito que puede aceptar con un cliente. Así pues, un balance de situación que exprese una situación financiera saneada permitirá la obtención de financiación externa en mayor volumen y a menor costes.


Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Artículos relacionados

Persona revisando los números de una talbet

Valoración de empresas: en qué situaciones es útil y cómo hacerla
Chica mirando la letra pequeña de una hoja con una lupa

Diferentes tipos de auditoría laboral


¿Cómo hacer un informe de auditoría interna?
Reunión sobre objetivos y funciones

Control interno en una empresa: objetivos y funciones
Grupo de personas haciendo pruebas de control interno

Pruebas de evaluación del control interno: considera estos ejemplos
Personas mirando una tablet con gráficos

Auditoria interna: qué es y su importancia en la empresa

Consigue tu subvención !

Si estás interesado en solicitar alguna subvención o, simplemente, tener información sobre las convocatorias abiertas de las que puedes beneficiarte, no dudes en ponerte en contacto con nosotros rellenando el formulario y nuestros expertos te contactarán rápidamente.